martes, 18 de marzo de 2014

Experiencia: Life in Color Chile 2014

El sábado pasado asistí con una amiga, mi hermana y mi cuñado a Life in Color, la fiesta electrónica de pintura de colores proveniente de Miami y aquí les contaré como estuvo todo.





Habiendo comprado las entradas en la primera preventa los primeros segundos era mucha la ansiedad acumulada por asistir a este espectáculo de neones y punchi punchi. En lo personal, no soy totalmente asidua a la electrónica, pero me gusta vacilarla. Cuando voy a estos shows, más que los Dj’s voy por la experiencia de un carrete único, diferente y estiloso.



Partimos bastante tarde camino a Espacio Riesco, o espacio riesgo mejor dicho. Para llegar desde el centro a aquel sitio de noche es una verdadera odisea. Tomamos una micro (la 223) que nos paseó por medio Conchalí y Recoleta hasta llegar a El Salto casi una hora después. Tuvimos que caminar un tramo y todo pero lo mejor es que llegamos en el peak de la fiesta y el ingreso obviamente fue totalmente expedito. Creo que a nadie nos tomaron eso de la huella dactilar de la que tanto se hablaba, probablemente se hizo más temprano.


Lo primero que hicimos fue asomarnos al recinto y quien estaba partiendo era Quintino. Espectacular. La gente hiper prendida bailando, salían y entraban otros empapados en pintura diluida en agua. Con mi amiga queríamos comprar botes de pintura pero a esa hora (1:20 am más o menos) ya no quedaban. Ninguna. :(

Así salí tras la primera pasada por el escenario


Después de Quintino se vino todo el power de Chuckie. Las mezclas estaban geniales, muchos temas top del momento re versionados y la gente muy muy arriba de la pelota. Lo que más me agrada de estos espectáculos es que cada uno está en su volá. Nada de bailar en grupitos dignos de 8vo básico ni jotes rancios que te quieran llevar a un rincón. Puedes bailar solo o con 10 más y es igual de entretenido. La cosa es que al no tener nuestras propias pinturas debimos ponernos delante del escenario para ser duchados en color. Literalmente. Claro que la pintura dejaba un poco que desear. Como que no solo estaba mezclada con agua, también con jabón. Yo que uso lentes de contacto sufrí una picazón de ojos espantosa durante unos minutos pero se me pasó pronto y no fue taaan terrible.

Chuckie salía a escena

El calor junto al escenario era exagerado contra el frío que había fuera del recinto, resfrío seguro si no tenían con qué taparse. El sistema de tokens funcionó bien como en todas las fiestas de Street Machine a las que he ido, los precios razonables y las Coronas te las daban en estos entretenidos vasos plásticos que parecían pipas.

Robada a la Naty :)

Punto en contra es que dentro del recinto había pocos basureros y muchas, MUCHAS botellas de neón y vasos de copete plásticos aplastados en el suelo, lo que a veces dificultaba el paso. Para comer las hamburguesas estaban bastante caras para lo poco que traían así que no compramos nada. Los baños químicos estaban atrás y como en todo evento era cosa de suerte encontrar uno limpio después de cierta hora.

Cuando terminó de tocar Chuckie dejaron de tirar pintura también, y para finalizar no se les ocurrió nada más entretenido que tirar miles de papelitos que entre el sudor la pintura y el agua quedaban pegados en cualquier parte. ¡Parecíamos pollos! Y hasta hoy no se los puedo terminar de sacar a mis zapatillas.

Fuckin papeeeel!!

La vuelta eso sí fue un desastre. No había refuerzo de recorridos de Transantiago y al estar en la periferia los taxis cobraban lo que querían. Además la Alameda estaba cortada desde Plaza Italia hasta Los Héroes. Adivinen quién vive justo al medio >:( Sumémosle que hacía un frío del terror a las 6 de la mañana. Pero bue, supongo que los eventos abc1 están hechos para la gente con auto y el resto vámonos olvidando de llegar enteros a casa. Nosotros tuvimos que caminar su buena parte y tomar dos taxis.


A la salida :D



En fin. ¿Valió la pena? Totalmente. ¿Puede mejorar? Por supuesto que sí. La pintura menos diluida, mayores alternativas de transporte y comida. Más basureros. A mí, al menos me gustaría repetir la experiencia el próximo año, porque exceptuando llegada y regreso, lo pasé excelente. Así que si se animan estén atentos, que este año todas las entradas se agotaron en preventa, a mí me salieron muy baratas pero algunas se terminaron vendiendo por sobre el doble. ¡Hay que puro motivarse!


***Por razones obvias, no hay fotos de frente al escenario. No iba a sacar el teléfono cuando existía la posibilidad de que terminara mojado y pintado xD en cambio mi amiga Naty grabó con la GoPro, esa es la mano!

2 comentarios:

  1. que diver aunque estabamos muertos de frio brrrp :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dentro hacía demasiado calor y fuera demasiado frío, día del terror. Podría ser más en verano, no? Besos!

      Eliminar

Unborn 8.0 Purple Pointer