lunes, 7 de abril de 2014

Game of Thrones ha regresado.

La cuenta regresiva al fin terminó y tenemos de vuelta Game of thrones. 


Para cuando terminó la tercera temporada yo quería matar a George R R Martin, o sea, si él tiene el derecho a matar a todos sus personajes, yo debería tener derecho a apuntar mis instintos asesinos hacia él.



En este primer capítulo de la nueva temporada, ya hemos podido ver las nuevas piezas moviéndose. Sabemos que se vienen más participantes al juego por sentarse en el trono más incómodo que he visto en mi vida, más sangre, más muerte, más fines de contratos de actores que se ganaron el cariño de los fanáticos.

Y luego de ver el primer capítulo de la cuarta temporada, Two swords, volví a mis ansias porque llegue cada domingo en la noche, cosa que no me pasa con ninguna otra serie de HBO, y eso que veo casi todas las que tienen ese horario el resto del año.

Fue triste ver un resumen de lo que ha pasado, ver incluso cuando mataron a Ned, pero luego, a medida que el capítulo fue avanzando, vamos entendiendo el porqué de recordatorios tan específicos. Supongo que los creadores saben que de vez en cuando, entre tantas líneas de historias, nos perdemos un poquito.


Two Swords lleva su nombre por las dos espadas que son creadas a partir de la de Ned Stark, una de ellas llega a manos de Jaime. Que parece no tener todo lo que quería al regresar a King's Landing, porque Cersei lo sigue culpando por abandonarla, su padre quiere mandarlo a Casterly Rock, y su hijo sobrino, se burla de él en cada forma posible. Menos mal que siempre está ahí Brienne para discutir en la buena onda con él.



Hace rato veníamos escuchando de la llegada de Oberyn Martell, y su presentación en la serie nos dejó claro que no anda con rodeos y que no le tiene miedo a los Lannister, de hecho, Tyrion parecía más asustado de la presencia de Oberyn. Él viene a vengar a su hermana, la esposa del Rhaegar Targaryen, hermano mayor de Daenerys, muertos en la guerra que dejó como rey a Robert. Personalmente me encantó el personaje en la serie, así que estoy entusiasmada por lo que se vendrá con él.



Fue tan gratificante ver de vuelta lo buena onda de esta serie, la ironía de Olenna Tyrell, o la interacción entre Jaime y Brienne, The Hound y Arya, que se va cada vez más al lado oscuro, pero al menos logra vengar una de las muertes, recuperando de paso su espada Needle. Arya y Sansa han tenido un gran cambio desde el inicio, aunque son muy distintas, se nota en ambas que ya no queda esperanza de nada, y, cada una a su manera, son las grandes sobrevivientes de toda la masacre, especialmente siendo Stark.

No se metan con Arya.
Otro cambio que me gustó mucho ver fue en Jon Snow, nunca me he comprado mucho al personaje, quizá por el actor, cuya única gracia para mi sigue siendo que está entero de rico, pero Jon es como blah. Ahora que comienza la temporada, parece que está menos sumiso y se atreve más, no solo a pararse frente a sus superiores Crows, tampoco se deja asustar por la inminente cortada de cabeza que querían darle. Bien por él, espero que siga mejorando como personaje. Fue igual adorable cuando recordaba a su hermano, al que extraño mucho, pucha Robb.



Y llegamos a la madre de dragones, que como toda madre, está lidiando con hijos mañosos que no quieren todo el rato el nanai de su mamá. Ser Jorah le recuerda que aun siendo suyos, siguen siendo dragones. Y qué miedo cómo han crecido y lo peligrosos que se vuelven. Aparte de eso, Daenerys sigue en lo de siempre: pasearse por lugares donde Winter is not coming, reclutar gente, siendo joteada por Daario Naharis (con nuevo rostro, que no, no me gustó), dejando en la friendzone al pobre Jorah y tenernos en la eterna espera de llegar algún día a King's Landing y que se venga la real gran batalla.

Pequeño y dulce dragoncito.
 Ahora que ya vi el capítulo, debo decir varias cosas:

De a poco he aprendido a superar la pérdida de personajes que me encantaban, empezando con Ned Stark y Khal Drogo, hasta llegar a The Rains of Castamere, que pucha, nos rompió el corazón a todos. Y eso que estoy totalmente spoileada.

Y gracias a que estoy totalmente spoileada, espero con ansias muchos de los sucesos que se vienen en esta cuarta temporada, que promete ser más intensa y más corrupta. Personalmente me encanta ver cómo los personajes se vas revelando en capas  y podemos ver que nadie es completamente malo, ni bueno. Aunque, ok, Joffrey es un desgraciado.

Mis respetos a los creadores de la serie, desde  mi humilde posición de colega que no ha hecho nada en la vida profesional. Cómo sabe esta gente crear capítulos que te dejan histérica porque llegue el próximo domingo para perderse por una hora en Game of Thrones. Para meterse abrigadita a la cama, con un té calentito y pegarse a la pantalla, porque aquí si que Winter is coming.


¿Vieron ya el primer capítulo? ¿Qué tal les pareció?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Unborn 8.0 Purple Pointer