jueves, 4 de septiembre de 2014

Mi historia con Cerati (y los fans de cartón)

Una historia que comienza el 1987, un año antes de que yo naciera. Precisamente un 30 de Mayo, en el recital que daría Soda Stereo en mi ciudad natal, Punta Arenas. Ese día mi madre a sus 23 años y mi padre a sus 29 fueron parte de la misma masa, bajo el mismo techo, coreando los mismos temas.

graciastotaleschile.blogspot.com


Pero no, no se conocieron allí.

El destino no lo quería todavía. Sin embargo, esa noche mi papá y sus amigos fueron a tomarse una cosita al Garogha, un conocido café pub de calle Bories con Colón (actual El Arte de Vestir), bien popular en ese entonces. Mi papá recuerda que cerraron un sector, y paf, los Soda y su equipo estaban carreteando allí también. No, mi papá no conoció a estos chascones ni se sacó selfies con ellos(?), la anécdota termina allí, pero casualmente fue en ese mismo pub unos meses después donde mi padre y mi madre comenzaron a pinchar.

simbolospatrios.cl


Y al año siguiente nací yo.

Adelantando el tiempo hacia el año '93, mi papá nos trajo a Santiago tras una buena oportunidad de trabajo. Las tardes frescas de otoño en un pequeño departamento de la Villa Olímpica consistían en mi mamá haciendo alguna que otra cosa por acá y por allá, y yo sentada en el living/comedor, escuchando música de la radio. Haciendo nada más. Tengo vagos recuerdos, sólo tenía 4 años, mi mamá estaba esperando a mi hermana Belén, pero si algo está bien plantado en mi memoria era que intercalados con los cassettes piratas de Cachureos -que ya me sabía de memoria- sonaba una que otra canción de Soda. Sonaba, por ejemplo, Persiana Americana, y me daba curiosidad porque en ese depa teníamos persianas y no cortinas. Lo recuerdo perfectamente.

Algo así

Otro salto más en el tiempo y figuré a mis 15 o 16 años viendo en MTV (cuando aún daban videos, lo recuerdan?) el videoclip de Cosas Imposibles. Me mataba de la risa, que teniendo muñecos iguales a los del video, no se me hubiera ocurrido hacer algo así con mi camarita Video8. Claro, ya estaba en mi onda audiovisual, mis Barbies habían protagonizado innumerables cortometrajes (muchos que registros se perdieron) y las guaguas ahí, esperando ser lanzadas al estrellato. Pero no lo hice, no las quise explotar. Solo que cada vez que veía Cosas Imposibles, me quedaba pegada. Pobre de que me cambiaran el canal.



Puedo decir que más allá de esas pequeñas memorias, nunca fui a un concierto de Soda ni de Gustavo, nunca me compré un cassette o Cd de ellos o de él. Pocas veces volvía a escucharlos, pero siempre que lo hacía, y siempre que lo hago, es con mucha nostalgia de un pasado bonito.

Mi historia con Cerati no es de la más fan, es super de fan de cartón, ¿pero qué importa si eres fan de plástico, madera o nylon? ¿Hace tu relación con ese cantante, con esa música, menos especial? ¿En qué minuto entramos a una carrera de quién es más fan? ¿Es el que se sabe todas las letras de memoria, o es el que puede conservar recuerdos tan lindos como estos y asociarlos a alguna melodía en particular?

Ni gracias totales, ni vuela alto. Mientras siga llenado de alegría los recuerdos de muchos como yo, para mí, cada vez que ponga una canción de él o de Soda, ahí va a seguir presente.

2 comentarios:

  1. A mi también me encantaba ese video! Que lindos recuerdos de mtv cuando no solo daban videos, sino vídeos de bandas buenas. Linda historia!!

    ResponderEliminar

Unborn 8.0 Purple Pointer