domingo, 4 de enero de 2015

Lista para el 2015

Días antes de fin de año, empecé a buscar formas de bajar un poco las revoluciones, sabiendo que las primeras semanas del año nuevo se vienen intensas. Y ya que todo el mundo dice que soy demasiado acelerada, quizá le sirva al resto los tips de una persona que anda siempre corriendo.



Esto es si se quedaron en Santiago estos días. Porque si se fueron a una playa tranquila a tomar sol y mojarse las patitas, creo que no hay mejor forma de renovar energías. ¡Yo quiero!

Pero estando acá en Santiago querido, me fui de compras pre-año nuevo, pero nada tenían que ver con la noche en sí, sino con los días libres posteriores, los que decidí dejar para alistarme para el periodo non-stop que se viene para mi.

Comida: No soy muy buena para la comida chatarra, de hecho, creo que el 2014 me puse muy en modo sana. Dejé de comer carne roja, porque siempre me ha caído re pesada, e intento de a poco dejar algunas cosas que sé que me hacen mal. Compré harta fruta y verdura, que es lo que más amo comer (aparte de mi adicción a los chocolates). Jugo de Aloe Vera, del que me he hecho adicta en el último tiempo. Cous cous, que fue descubrir la salvación, ya que soy un asco cocinando (cociendo alimentos), y es tan fácil, que ni yo y mi torpeza lo pueden arruinar. Y así varios ingredientes que me gustan, alimentan y hacen feliz. Dejé todo separado y ordenado para que sea más fácil ir usándolo.

Frutilla, plátano, chía, jengibre, leche, hielo: Ñami.


Relajo: Lush es mi copiloto. No se si les pasa como a mi, que cada vez que entro a una tienda, soy feliz. Sus aromas son tan intensos que te arrastran a entrar a la tienda y creerle todo lo que te digan sus vendedoras. Me habían recomendado las bombas de espuma, así que pasé por una para mi, leyendo una a una sus variedades, y al final eligiendo la que sentí me servía más.



¡Ojo! Por nada del mundo dejen la bola entera en la tina, o terminarán ahogadas en una espuma que nunca acabará. Basta con un trocito para cada baño, lo que hace aun mejor, porque rinde.

El problema es que como soy tan despistada, compré una bomba sal de baño y no de espuma. Y aunque no estuve envuelta en espuma, fue relajante. El aroma jazmín, aceite de mimosa y flor de azahar, y la sensación en la piel es exquisita. Totalmente recomendado, con o sin espuma (u.u).



Despejar la mente: Santiago a mil ya comenzó, y hay panorama para todos los gustos. Teatro, música, exposiciones, arte callejero. Mi amigo secreto me regaló una entrada, y aunque aún no descubro quién es él/ella, aproveché de ir a ver una obra de teatro sobre La Iliada, porque desde chica era fanática de las historias griegas, y porque la compañía encargada del montaje es griega. Totalmente recomendada, el uso de los elementos y el espacio, incuso de los mismos actores para ocupar tantos roles diferentes. Incluso siendo hablada en griego, los subtitulos no distraían demasiado.

http://www.fundacionteatroamil.cl/noticia/confirmado-la-iliada-de-homero-llegara-al-festival-internacional-santiago-mil-2015

Bendito seas, amigo secreto.


Para despejarse, también sirven los paseos, yo amo pasear! Y estos días en que Santiago ha estado con menos gente, hay que aprovechar. Me compré un batido en Wonderful Café, mi favorito Mango Lassi, y me di una vuelta por Lastarria, GAM, y todos esos rincones que suelen recorrer turistas extranjeros, y que se me antojó ver estos días.



Dormir: Si ustedes están de vacaciones, este punto da igual. Pero si deben regresar a la rutina laboral, lo mejor es aprovechar de dormir, al menos las horas necesarias. Por mucho que tengamos más días libres después de año nuevo, hay que recordar que ya no los tendremos, y que hay que regular los ciclos de sueño.


Si tienen más tips para reponerse en este nuevo año, ¡queremos saber! 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Unborn 8.0 Purple Pointer