sábado, 21 de febrero de 2015

¿Puede una boxeadora ser femenina?

La Gala de Viña es uno de los eventos/alfombras rojas/pelambre/momento fashion, más comentado del verano en Chile, quizá del año entero.
A mi me pasa que es como hacer el ensayo para los Oscars, que son este domingo. Aquí nadie pierde o gana, no hay películas de las que nos enamoramos, pero el ensayo para mi va por otro lado: Veo qué copete prepararé, qué haremos de picoteo, qué tantas almohadas tengo que acomodar a mi alrededor para echarme a mirar tele.

Pero no me dan ganas de hacer un recuento de mejor o peor vestidas, porque igual lo leeré en algún blog de los que sigo. Sin embargo hubo algo que me llamó tanto, pero tanto la atención, que no puedo dejarlo pasar: Crespita Rodriguez.


No su look, no sus accesorios, no su pelo. Su actitud.

No sé si en Chile estamos demasiado cuadrados a categorizar a la gente, si está demasiado establecido el modelo cuadrado de quién se ve mina, quién es linda, quién es sexy, quién es flaite, quién es una dama. Pero al parecer todo lo que envuelve a cada tipo de persona está tan delimitado, que escuché un montón de comentarios sobre cómo iba a sorprender Crespita en una gala, pasando de los guantes de box a los tacos. No sé porqué me recuerda a algo que comenté el año pasado, sobre el largo de pelo delimitando qué tan femenina es una mujer.

Estaba escuchando y sintiéndome un poquitín molesta sobre esos comentarios, cuando Crespita llegó a conversar con Julio César Rodríguez. Él preguntó, ella respondió y quedaron todos callados. ¿Qué tiene que ver la femeneidad con hacer deporte? Sobre todo uno como el box, que es muy masculino.

Yo a ella no la tengo muy en mi radar, tengo claro quién es y sus merecidos logros, y encontré buena onda que la invitaran por mérito y esfuerzo, y no solo por andar figurando. Pero de verdad que me chocó tanto que asumieran que en ella era raro ser femenina, que necesitaba desahogarme. 

¿Ser boxeadora es ser masculina? Según esa lógica, ¿ser bailarín de ballet es ser femenino? Preguntémosle a Natalie Portman por su marido Benjamin Millepied, que fue quien la entrenó para Black Swan, y terminaron juntitos y felices. ¿Pensará ella que él no es masculino porque practica una disciplina "para mujeres"? 

Volviendo a la "masculina" disciplina del boxeo, hay dos claros ejemplos internacionales:

Hilary Swank: ¿Recuerdan cuando se ganó un Oscar por Million Dollar Baby? Donde interpretó a una boxeadora seca. El día de la premiación apareció con un vestido que dejaba ver todo lo regia que había quedado de tanto entrenar boxeo para su papel. Nunca me ha gustado mucho ella, pero al menos yo nunca le vi nada de masculina en esa alfombra roja.



Adriana Lima: Uno de los ángeles icónicos de Victoria's Secret, una de las que lleva más años, la más representativa. Ella, está así de regia porque boxea desde hace años como si fuera una profesional. Tanto así que varias de sus colegas angelitos se han tentado a probar este deporte. Y ya las ven, de lo más lindis y femeninas cuando hacen sus comerciales y fashion shows.



Volviendo a Crespita. Todos sabemos de ella por sus logros deportivos, y es obvio que al verla en esos momentos va a estar vestida para entrenar o competir. No recuerdo que hayan hecho una nota de ella en su casa o su vida cotidiana fuera de entrenamiento, y quizá por eso el mundo asumió que era una mujer muy masculina.

¿Qué pasa si a una bailarina de ballet le gusta andar vestida de rockera por la vida? ¿Tendríamos que asumir que por hacer ballet es una dulce y delicada florcita? ¿Qué onda con el gusto de pre juzgar siempre? Creo que uno debería tener la libertar de practicar el deporte que quiere, escuchar la música que quiere, tener los hobbies y gustos que quiere, y aun así seguir siendo más o menos femenina según se le antoje, en vez de estar predeterminada la forma en que tenemos que ser frente al resto.

No sé si Crespita estará entre las mejores o peores vestidas, no sé de quién era su vestido o sus joyas, pero encuentro maravilloso que ella se parara firme a defender su derecho de hacer lo que se le de la gana, vestirse para sentirse linda con ella misma, ser una mujer fuerte a la que no pueden catalogar de superficial solo por estar regia y arreglarse para una gala. 

Y además, la tiene tan clara que no se espantó como me espanté yo al escuchar tanta tontera sobre "la boxeadora en la gala", sino que dejó bien clarito que ella, boxeadora y todo, es tan femenina como se le antoja.  Ídola, seca, puros corazoncitos para Crespita.




¿Vieron la gala de Viña? ¿Soy la única enchuchada con este tema particular? ¿Fueron felices igual que yo cuando Crespita se los paseó a todos?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Unborn 8.0 Purple Pointer