martes, 4 de agosto de 2015

A prueba de agua

Dicen mis amigos Santiaguinos que me gusta en exceso burlarme de ellos cuando se vienen las lluvias. Así que para que dejen de quejarse, les compartiré toda mi sabiduría sureña para aprender a amar el agua que cae, sin morir en el intento. Porque dicen que se viene de nuevo.



Nací en Temuco y viví ahí hasta los 9 años, luego me fui a Villarrica y viví ahí hasta que me vine a estudiar a Santiago. Y si hay algo que me llama mucho la atención, es el ambiente apocaliptico que hay en una ciudad como Santiago, cada vez que anuncian lluvia, porque crecí bajo la lluvia, iba al colegio caminando (y me guardaba la plata que me daban para locomoción, siempre pilla).

Señoras y señores, son dos cosas las que necesitan para la lluvia en Santiago: Botas de agua y paraguas. 

Acá no llueve tipo sur, o muy poco, que es con viento que te rompe los paraguas y te mojas entera por más que intentes taparte. El agua cae ordenadita, así que es raro que sienta la necesidad de usar parka, prefiero un abrigo calentito, porque pucha que hace frio en esta ciudad cuando llueve, a eso si que nunca me acostumbraré.

Jijiji


Contrario a lo que todos dicen, que el sur está acostumbrado a la lluvia, no es tan así. Villarrica, por ejemplo, cada vez que llueve queda hecho río. El lago sube, las calles hay que saltarlas o poner mini puentes para poder pasar. Si o sí te mojas, Santiago no es la única ciudad donde las calles se llenan de agua.

Las botas de agua cuentan con tanta variedad que podría estar un mes hablando de eso, pero desde las botas que venden en los supermercados o Calzados Beba, hasta las Hunters, mientras sean de goma y no pase el agua. Los asuntos de gusto, las más bonitas, ya es tema aparte. Yo me compré unas en Beba el año pasado para ir a grabar al terminal pesquero porque no quería gastar plata ni dejar asquerosos a pescado mis zapatos. Y esas mismas me han sido útiles cada vez que Santiago se inunda por lluvias.



El paraguas también es cosa de gustos, el mío es transparente porque me gusta ver la lluvia mientras camino, me siento en casa, soy feliz.

Insisto en lo del abrigo, esta ciudad es muy helada cuando llueve, en mi sur esas cosas no pasan, o quizá no me acostumbro a la clase de frío de la capital. Mas importa algo grueso y calentito, que la parka, porque, a menos que sea una tormenta con viento tipo Punta Arenas (tema del que puede hablarles con propiedad Conny), el paraguas es suficiente.


Inspiración bajo la lluvia.

No intenten saltar las pozas de agua, si andan con bota de goma no se mojarán los pies si pasan por ahí, sin saltan, probablemente salpiquen para todos lados.

Por lo mismo no anden corriendo, no saben cuando se encontrarán con barro escondido y paf! al suelo.

Y aunque a ustedes probablemente no les llegue mucha agua, a las carteras/bolsos sí, así que hay que evitar lo que sea de tela muy delgada.
Es el mejor momento para salir a pasear o ir al supermercado. Los mall siempre se llenan, así que mejor no ir. Así que mientras la mayoría de la gente huye, está la oportunidad de encontrar menos congestión en las veredas.

Además, en vez de temerle tanto al agua en Santiago, pensemos que es lo mejor que puede pasarnos para limpiar el aire que estamos actualmente respirando.

Cuando salgan este Jueves y vean que cae el cielo de tanta lluvia, recuerden que no es el fin del mundo, es fácil evitarlo. ✨✨✨✨✨

Pueden seguirnos en:


1 comentario:

  1. Hola (:
    Como dices, aquí es como si fuera el fin del mundo cuando caen como 2 gotas. lol Aunque debería seguir el consejo de las botas de agua :/ siempre son necesarias pero jamas compro >.< y termino con los pies todos mojados u.u También me gusta eso de los paraguas transparentes n_n es bonito sentir la lluvia ~

    Saludos!

    ResponderEliminar

Unborn 8.0 Purple Pointer