domingo, 3 de abril de 2016

Facial natural

Hace un par de semanas andaba trabajando en la magia del sur, donde soy muy feliz porque me siento más cerca de mi hogar. Y como el único lugar disponible para alojar a un equipo de tanta gente es un hotel&spa, aproveché que tenía grabaciones nocturnas y usé mi mañana libre para darme un poco de amor.

Había pensando en hacerme un masaje, pero después imaginé que iba a quedar tan relajada que iba a llegar a trabajar en modo zombie y así no sirvo. Así que opté finalmente por hacerme un facial completo.


Lo más rico de hacerse un facial en un spa, es que te lo haga alguien más mientras tu flojeas, porque mereces flojear. Pero aparte de eso, creo que si quieren hacerlo en casa no es muy complicado.

Tuve que llegar con la cara limpia, sin cremas, protector solar, ni maquillaje. Me acosté cómoda en una pieza con luz tenue y temperatura cálida. No moría de calor tampoco, pero se notaba temperatura elevada. Me pusieron una gorra para que mi pelo salvaje no se metiera donde no debía, y empezó la sesión:

- El primer paso fue masajearme con arcilla, que de todos los ingredientes creo que es el único que no tengo idea dónde puedo conseguir. Así que si alguien sabe, que por favor nos comparta el dato. Me dejaron sola en la habitación por alrededor de 10 minutos para que hiciera efecto, y después limpiaron.

- Después aplicaron miel. Que siendo miel sureña me imagino que es pura y maravillosa. El proceso fue el mismo, masajear para distribuir por todo el rostro el producto y luego dejarme reposar 10 minutos.

- Luego vino...el vino (ja!). Era lo que menos se notaba porque aun siendo tinto, es líquido, el que menos sentía el la piel pero el más oloroso. Dejaba muy fresco y como tiene un montón de antioxidantes, probablemente nunca envejezca. Eso y que mi familia tiene historial de buena vejez.

- Lo último fueron los infaltables pepinos. Es impresionante cómo refrescan esas rodajas. Un ratito con eso en la cara y me sentí como de quince años de nuevo. Pero sin espinillas.

Selfie!

Así de fácil y simple fueron los pasos e ingredientes, así que las invito a que, si tienen en sus casas, puedan hacerlo. Es cierto que de vez en cuando es rico darse esos regalos, pero como uno no puede andar siempre metida en el spa, hacerlo en casa es una opción muy salvadora. Sigo sin saber de dónde sacar arcilla, pero recomiendo comprar miel en las ferias, mientras menos procesada, mejor. Y el vino, si tienen una buena botella en casa, sacar un poquito no será gran pérdida. Los pepinos deben estar refrigerados para ayudar a la sensación de frescura. 

Pido disculpas por las fotos, es difícil sacar selfies cuando estás acostada en una camilla y te entran cosas a los ojos. ¡Pero lo intenté! Sobre todo es difícil cuando tienes la cara llena de pepinos. Al menos el resultado era notorio. Sentía mi piel exquisita y se veía radiante, ni mi cara habitual de zombie podía hacerme sentir mal.

Mi piel post facial.


¿Tiene algún producto regalón y casero para hacerse cariño en el rostro? 

Pueden seguirnos en:
Facebook: https://www.facebook.com/inladiesroom
Twitter: https://twitter.com/inladiesroom
Instagram: http://instagram.com/inladiesroom
Tumblr: http://inladiesroom.tumblr.com/

2 comentarios:

  1. hace tiempo si me hacia bastante mascarillas naturales , pero ahorra me da bastante flojera el tema ja ja , si voy una vez o dos al mes a un spa o un centro de stetica donde me miman y en casa suelo usas de las de bote o papel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué rico que puedas darte el tiempo de hacerte esos regalos.
      Saludos!

      Eliminar

Unborn 8.0 Purple Pointer