domingo, 20 de noviembre de 2016

#AquiNoTermina y los fines de semana movidos

Hace más de un mes que les conté sobre los dos eventos que Adidas Woman estaba organizando para promover el deporte, uno de Dance y otro de Yoga. Y ahora que ya han pasado los dos fines de semana en que estos eventos fueron realizados, quiero contarles qué tal fueron las experiencias bailando y dándomelas de yogui.



Quiero partir diciendo que mi experiencia en ambos, fue totalmente diferente, y quizá fue más grande la comparación porque gracias al cambio de fecha de Dance, solo hubo una semana de diferencia entre ambos. Pero que estoy totalmente a favor y agradecida de que se hagan estos eventos, siempre es necesario motivarnos para hacer algo entretenido y que nos relaje.


Dance para mi partió con la emoción de que iría a bailar, porque me dediqué a la danza muchos años de mi vida en mis ratos libres. Estaba contenta con que me regalaran una polera que iba a poder ocupar después para ir a pilates o al gym, y que Vichy aportara con un muy buen bloqueador solar.


Partí el día del evento muy prendida, porque no tuve que levantarme tan temprano, ya que llegar a Bellas Artes desde mi hogar es fácil. Como llegué con harto tiempo, di una vuelta por los stands que aun no abrían, así que tuve un adelanto de los regaloneos que tanto prometían.

Entonces llegó la hora de empezar con Dance y fui a ubicarme entre las chicas, todas con poleritas verdeagua (y una que otra que andaba con la polera fuccia que era para Yoga, ni idea porqué). Y yo, me quería morir cuando entendí que Dance...era Zumba.

Es cosa de gusto muy personal. Pero me carga la Zumba, no sé, quizá son sus pasos, sus grititos muy forzados, o yo qué se. Pero para mi hay dos opciones en cuanto al baile: O estoy bailando libremente a mi pinta, o bajo las técnicas de la danza fusión tribal, que es lo que bailé por años. Pero entiendo completamente que la Zumba es uno de los entrenamientos que la lleva actualmente en cuanto a la actividad física, y no sé qué estaba pensando cuando creí que Dance iba a ser otra cosa.

Mirando a las personas a mi alrededor, entendí que era la única tonta que estaba aburrida. Y me alegró un montón ver a tantas mujeres disfrutando de lo que estaba pasando en el escenario. Así que al final tenía razón, es una cosa de gustos.

La verdad no lo disfruté, estuve moviéndome un poco, intentando inventarme ánimo y seguir la coreografía, pero al final me salí antes del resto y me fui a recorrer los stands.

Vichy estaba regalando agua termal, habían snacks de frutos secos Talca, revistas Cosmopolitan, frutas, Mifrut. Y lo mejor de todo, era un rincón para hacerse masajes que me cayó del cielo. Un recompensa a levantarme temprano.



Después de evento, para no sentir que me había levantado por nada, me fui al gym a moverme un poco.

Una semana después, fue totalmente diferente. No podía levantarme, tenía tanto sueño que me arrastré fuera de la cama, mucho más temprano que para el evento anterior, porque Parque Arauco no me queda tan cerca.

Me vestí con mi polera fuccia, que me gustó más que la verdeagua, y partí a Las Condes con cero ganas, porque quería puro seguir durmiendo.

Llegué y entendí que iba a hacer Yoga en el estacionamiento a pleno sol, y soy muy sensible al sol. Pero me había bañado en bloqueador solar, así que aparte de la molestia en los ojos, que solucioné haciendo la clase con lentes de sol, no era tan terrible.


La clase comenzó e intenté ignorar el sol, y fue más fácil a medida que comenzaba a hacer posturas que sentí muy diferentes a las otras veces que he hecho Yoga. La verdad es que nunca lo he hecho regular, cada cierto tiempo voy a algunas clase de Yoga, pero casi siempre las posturas son similares. Disfruté un montón la clase, descubriendo otras formas de acomodar el cuerpo, doblándome para estirar ciertos músculos, ayudando a mi flexibilidad. Admito que a ratos me costaba, porque el Yoga tiene un tipo de respiración particular, y como llevo harto tiempo haciendo Pilates, me he acostumbrado a su tipo de respiración. Pero al terminar la clase me sentía de maravilla.

Los stands variaban muy poco, y aproveché de nuevo de ir al sector de masajes. De hecho, mención especial para SportSalud, que de verdad se lució con su rincón de masajes. Todos sus profesionales muy buena onda, dando recomendaciones a cada persona que atendían, les amé.



Lo más importante es que había valido totalmente la pena arrastrarme fuera de la cama e ir a hacer Yoga.

Mi recomendación es informarse muy bien antes de ir a esta clase de eventos, porque la información estaba, y yo de ocupada que estaba, no miré bien. Solo asumí que iba a ir a pasarlo bien a estas dos fechas y que como me había invitado Adidas, no tenía que preocuparme de nada más.

Pienso que es maravilloso que una marca deportiva esté también preocupada de incentivar a que nos movamos. Se que hay muchas corridas y actividades que están haciéndose en todas partes y es tiempo que aprovechemos estas oportunidades. 

Ir a uno de estos eventos salía $6000, y aunque leí por ahí que lo encontraban caro, yo creo lo contrario. Te daban un kit que incluye una polera avaluada en $14990, un bloqueador solar de una marca que todas sabemos que no es barata, snack, agua, mochilita. Me parece un muy buen trato por ese precio.

Estoy infinitamente agradecidas de Adidas, y espero poder ir el próximo año, o a lo que sea que organice nuevamente Adidas, pero creo que seré más conciente y participar de deportes o actividades físicas con las que si me sienta compatible. Esa es la gracia, probar y aprender a disfrutar de hacer al cuerpo activarse.

¿Alguna fue a Dance o Yoga de Aquí No Termina de Adidas? ¿Qué tal su experiencia?

Pueden seguirnos en:
Facebook: https://www.facebook.com/inladiesroom
Twitter: https://twitter.com/inladiesroom
Instagram: http://instagram.com/inladiesroom
Tumblr: http://inladiesroom.tumblr.com/
Snapchat: inladiesroom



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Unborn 8.0 Purple Pointer