miércoles, 1 de marzo de 2017

AIRBNB: Cómo alojar bien y no morir en el intento

Ya empezó la temporada baja, y una gran parte de los chilenos sin hijos estamos prefiriendo viajar en estas fechas. Una de las particularidades de mis últimas vacaciones es que casi todos los alojamientos los tomamos en AIRBNB. ¿Qué es? Una plataforma de hospedaje donde desde personas comunes y corrientes hasta Bed&Breakfast ofrecen sus habitaciones para alojar supongo que en cualquier lugar del mundo. Lo mejor es que la variedad de precios y servicios es enorme, y te permite seleccionar en qué parte de la ciudad quieres buscar alojamiento, filtrar por precio y características, así como cualquier sitio de hotelería tradicional tipo ¿Hotel? Trivago xD o Hostels.com. Lo más importante, es que te comunica directamente con el dueño pero todas las transacciones monetarias se hacen a través de la página, o sea el riesgo de fracaso o estafa es bajísimo. Si tú quieres, también puedes ofrecer tus servicios para alojar. Acá les cuento toda mi experiencia de allegada.



El proceso es el siguiente: te haces una cuenta, buscas el lugar donde deseas alojar y puedes ir filtrando de inmediato tu tope de precio y barrio de preferencia. Lo ideal es hacerlo con el máximo de antelación, porque las opciones buenas, bonitas y baratas son las primeras en desaparecer. Nosotros reservamos entre 2 y 4 meses antes del viaje. Si lo desean, pueden usar crédito de regalo para su primer alojamiento, lo encuentran en este link: http://es.airbnb.com/c/constanzab31

Ahora sí, hay un detalle que me gustaría mencionar. Uno a veces cree que porque vas a dormir en la pieza de la casa de la señora Juanita va a salir más barato que un hostal. No siempre es así, por eso COTICEN. Por ejemplo, en Londres alojamos en una hostal por lo mismo, nos salía más económico que arrendar una pieza o depto. Cuando estuvimos buscando los alojamientos, revisábamos todos los sitios simultáneamente para una misma locación, fueron horas y horas de revisar opciones. No es una decisión a la ligera.

En nuestro caso, con mi pololo buscamos lugares que estuvieran céntricos y/o cerca de los hitos importantes, lo que obviamente encarece el precio, pero te ahorras la locomoción y los tiempos de viaje. Como nuestra parada en cada ciudad fue muy cortita (2 o 3 días) queríamos aprovechar el tiempo al máximo y no pasar una hora en metro o micro de acá para allá todos los días. Siempre nos fijamos que hubiera paraderos o metros lo más cerca posible, o que las distancias caminables fueran cortas.

También es importante completar nuestro propio perfil y agregar la mayor cantidad de verificaciones a AIRBNB, por ejemplo, el pasaporte o nuestras cuentas de redes sociales, también agregar si hablamos algún idioma aparte del materno. Contar un poquito de nuestras profesiones y estudios, de qué lugar venimos, etc. Cuando solicitemos un alojamiento, ellos querrán saber a quiénes van a meter a sus casas, obvio. Sé de gente que ha pedido reserva y se la negaron por no tener el perfil adecuado para el dueño de casa.

De todas las ciudades donde ocupamos AIRBNB, teníamos una lista de unas 5 “posibilidades” en cada ciudad, que íbamos revisando día a día hasta la decisión final. La página te permite hacer listas de favoritos, y las ordena por precio, lo que facilita mucho las cosas.

¿En qué nos fijamos para elegir las piezas?

-Obviamente precio y ubicación.
-Que no fueran compartidas. Queríamos pieza para nosotros solos.
-Que no hubiera gato en la casa (soy alérgica).
-Que tuviera wifi.
-Nos daba igual si era baño compartido o no.
-Que tuvieran FOTOS REALES. Ojalá no de revista, no con ojo de pez.
-Leer los comentarios de los hospedados anteriores a ti. Y los comentarios a los mismos anfitriones en la página de anfitriones. Ahí vemos que tantas cancelaciones han hecho a sus huéspedes, si hubo problemas con alguno de ellos etc. No elegimos ningún hospedaje con menos de 10 reseñas.
-Que dieran desayuno o que permitieran usar la nevera (es importante, hay lugares donde no se comparte la cocina o el refri, y si quieres desayunar allí eso es un problema).
-También, dependiendo del lugar, ver si tenían calefacción o aire acondicionado. En algunos sitios es más que necesario.
-Fijarnos si había algún impuesto extra. Por ejemplo, en Roma se paga un impuesto al “turista” y este no se incluye en AIRBNB, hay que pagarle al anfitrión en mano el día que llegues. Y no es tan barato y es por cada noche y por cada huésped.
-Y por último, que las horas de check in y check out fueran flexibles o se adecuaran a nuestro viaje. Importantísimo, pues muchas veces nos iba a tocar viajar de noche y no íbamos a pagar un día completo sólo para dejar las maletas. Y en otras ocasiones íbamos a llegar muy tarde o muy temprano, y eso puede que si no llegas a un acuerdo con el dueño, te lo quieran cobrar aparte.

Por eso, preguntar antes. Preguntar todas las dudas al anfitrión ANTES de pagar la reserva. Y ojo, si se demoran más de tres días en contestarte, difícil puedas confiar que te van a contestar si quedas fuera de su casa esperando que te abran, ¿no? También hay muchos alojamientos donde está prohibido/permitido fumar, llevar mascotas, etc. Hay otros que tienen estadía mínima de 2 días o más. Revisen bien, lean todo.

También es importante revisar la política de cancelación, es decir, que si decides no hacer tu viaje, depende qué tan antes se lo digas al anfitrión, te devuelva el 100% o sólo el 50% de tu pago, o quién sabe, nada.

Muchas habitaciones o características están en inglés u otros idiomas, AIRBNB traduce automáticamente al español y a veces no se entiende un carajo. Tener una página de traductor al lado es esencial si vas a un país donde no hablan tu idioma natal (o uno que no manejas).

Ahora que ya les conté todo lo que deben saber antes de alojarse con AIRBNB, les cuento nuestra experiencia particular en cada alojamiento.

Dos de nuestras elecciones fueron departamentos particulares y dos fueron Bed&Breakfast.


En París nuestro alojamiento fue en un departamento de una pareja jubilada, eran españoles pero vivían hace más de 40 años en Francia. Para nosotros fue estupendo, ya que si había un idioma que nos daba miedo era el francés. El lugar quedaba a 20 minutos caminando de la Torre Eiffel, pero lo más importante, es que estaba a una cuadra de una combinación TRIPLE de metro. Lo único fome es que había que subir una escalera empinada de 5 pisos y cuando estás cansado… uff. Nos incluían desayuno francés (café y medialuna), el baño era compartido pero siempre estaba impecable, incluso te daban wipes de cloro para limpiar si querías hacerlo. Los dueños Catalina y Antonio eran demasiado simpáticos, muchas veces nos atrasamos o nos quedamos conversando hasta tarde porque tenían muchas historias que contar y queríamos escucharlas todas :) La pieza en las fotos se veía pequeña, pero en persona resultó ser grandota, con camas para tres y muy cómoda. Había un Carrefour al frente y muchos cafés y restoranes a la vuelta de la esquina. Además nos dejaron dejar las maletas por llegar muy temprano al check in y no cobraron adicional. Les dejo el link: https://www.airbnb.cl/rooms/4536941


En Venecia… no nos quedamos en Venecia. Es cosa de que coticen y se den cuenta lo caro a morir que es quedarse en las islas, así que nuestra opción fue Mestre, la ciudad que está en el continente al frente. Nuestro hospedaje era un Bed & Breakfast, la administradora Xiu, era china y hablaba chino e italiano bien, e inglés más o menos, fue harto complicado hacerse entender a veces pero con dibujos y todo aprendimos cómo irnos a Venecia de la forma más conveniente posible. Siempre tuvo buena disposición, su empleada nos lavó toda la ropa por 5 euros mientras íbamos de paseo a las islas, había tele con cable, ventilador y wifi en la pieza así que dormimos bacán a pesar del calor. El baño era compartido pero era amplio y estaba siempre limpio. Además, nos daban llaves del lugar y podíamos entrar y salir a la hora que quisimos, y nos cuidaron los bolsos gratis aunque nuestro check out era más temprano el día que nos íbamos. El B&B está a una cuadra del paradero donde se toma la micro a Venecia, y tiene dos supermercados a la vuelta de cuadra, una botillería al frente y un pub en la esquina. Caminar de la estación de Mestre al hospedaje con bolsos como nos tocó a la llegada con calor fue atadoso, es un buen pique, así que infórmense bien a la llegada. Link:  https://www.airbnb.cl/rooms/6054861


En Florencia nuestro hospedaje era el departamento de Francesco a quien… ¡nunca conocimos! Pero en todo momento estuvimos super bien comunicados a través de la plataforma de mensajes de Airbnb. Su edificio estaba al frente de la Accademia, o sea éramos vecinos inmediatos del David, chúpense esa. Florencia es totalmente caminable desde ese punto, todo el centro está allí mismo, así que ni siquiera usamos locomoción, sólo para llegar del terminal al depto con los bolsos y viceversa. El depto estaba también en un quinto piso y nuestra pieza en el sexto, pero había una terraza que lo compensaba TODO. La pieza tenía aire acondicionado (sorry por la cuenta de luz, pero moríamos) lo que es un super plus con 37 grados. Los baños estaban limpios y casualmente nos tocó quedarnos solos en el depto aunque habían un par de piezas más para arrendar. Pudimos usar el refri y la cocina a nuestra disposición. Había un supermercado al lado. Link https://www.airbnb.cl/rooms/2609912


En Roma, nuestra última parada, tuvimos un mini problema. La reserva había quedado mal hecha de parte de la dueña en nuestra elección (https://www.airbnb.cl/rooms/639248) pero ella misma, Didi, nos contestó los correos rápido y muy amablemente, y nos encontró un alojamiento nuevo, mejor que el suyo y todo pagado por ella, por el error. Nosotros solo tuvimos que llegar. Así fue que nos quedamos en la Maison de Alexandre B&B, nada que decir, a tres cuadras del Coliseo y del Foro, baño privado, una pieza muy tranqui. Edificio con ascensor (¡al fin!) y ubicado demasiado bien, a una cuadra del metro y a la vuelta con los mejores restoranes, pubs y amasanderías de Roma. Bueno no sabemos qué tan así, pero todo era demasiado rico. El dueño Marco muy amable, el desayuno era todo lo que quisiéramos sacar de la cocina, nos cuidaron los bolsos antes de irnos, todo demasiado bien. Link: http://www.spanish.hostelworld.com/hosteldetails.php/Maison-de-Alexandre/Roma/60846

Y esa fue nuestra experiencia con Airbnb. Lo recomiendo mucho si van a hacer un viaje por muchos lugares y quieren descansar en sitios buenos, bonitos y relativamente baratos, especialmente si van en pareja, con amigos o familia. Nosotros lo seguiremos usando en la medida que los precios sigan competitivos y las reglas claras. Recuerden que si quieren crédito para su primer alojamiento, pueden hacer link en mi invitación ;) es.airbnb.com/c/constanzab31


Pueden seguirnos en:
Facebook: https://www.facebook.com/inladiesroom
Twitter: https://twitter.com/inladiesroom
Instagram: http://instagram.com/inladiesroom
Tumblr: http://inladiesroom.tumblr.com/
Snapchat: inladiesroom

4 comentarios:

  1. Oye que bien por fin supe con detalles de tu viaje 👍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son detalles, son elementos que no me parecían importantes al relato del viaje en sí jajaja

      Eliminar
  2. Súper detallado y útil tu post Cony, te pasaste!

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Traté de hacerlo así para despejar todas las dudas de la plataforma. Besos!

      Eliminar

Unborn 8.0 Purple Pointer