sábado, 24 de junio de 2017

Un día de Spa

Había estado esperando por semanas la visita de una amiga sureña que tengo desde hace millones de años, y que al fin se arrancaría a verme a la capital. Entre el montón de planes que hicimos para los días que estaría, de pronto nació la idea de ir a un spa, porque qué mejor que un rato de relajo en medio de los días helados y la vida trabajólica ajetreada.


Y el lugar que encontramos, superó nuestras expectativas.

No había ido nunca a un spa, propiamente, sólo a espacios de los hoteles en los que me he quedado. Ir al sauna, aprovechar el hidromasaje de la tina de la habitación, arrancarme a un facial o masaje, pero un "día de spa", era algo nuevo para mí.

Me fui a la segura y busqué a través de la aplicación Be Pretty, excelente plataforma para encontrar miles de servicios de belleza para todos los gustos, necesidades y bolsillos.

Encontré Tu Lugar Spa dentro de las posibilidades, eligiéndolo porque había una promo muy buena, su ubicación era conveniente y tenía buenas evaluaciones. Pero Be Pretty requiere asociar tu tarjeta de crédito para hacer reservas, y yo que soy extremadamente paranoica, no quise hacerlo. De hecho, ni Uber lo tengo asociado a mi tarjeta. 

San Google me ayudó a dar con la dirección y teléfono directo del lugar, así que llamé para hacer las consultas pertinentes y la reserva. Luego de una conversación muy buena onda con quien me atendió, dejé lista la cita, y me llamarían el día antes para re confirmar. 

¡Ojo! La importancia de que aseguren tu ida, es porque hay espacios que hay que dejar preparados con anticipación, el hidromasaje, por ejemplo. Y la idea es no hacer perder su tiempo y materiales al lugar.

La mañana que elegimos para ir, estaba lloviendo mucho, que era ideal para nosotras que somos sureñas, así que en 20 minutos, estuvimos en la puerta de Tu Lugar Spa.

La recepción fue increíble, y ahí supimos ya que se notaba la direfencia entre un spa de hotel, quizá demasiado comercial y empaquetado, y un spa creado en un ambiente más acogedor, incluso casero. Quizá es el hecho de que su ubicación sea en un barrio residencial, en una especia de casa re ambientada como spa. Además, la persona que nos recibió no podía ser más amorosa, y se aseguró durante toda nuestra experiencia, que nos sintiéramos muy cómodas.

El pack que elegimos fue Hidromasaje + Masaje de relajación cuerpo completo para dos personas, por $40000. O sea, cada una gastó $20000, y considerando que un masaje sale normalemente más de eso, me pareció un precio muy bueno para un gusto justo y necesario.

La sala que nos asignaron tenía las camillas preparadas, con música, humidificador y aromaterapia. Lo mejor es que la temperatura ya te hacía sentir feliz, porque con el frío exterior, uno sólo quiere estar calentita. A través de un ventanal, se podía ver el hidromasaje funcionando, y afuera un patio muy verde, donde veíamos la lluvia caer.


Espacio para dejar chaquetas, carteras y zapatos, un baño soñado para cambiarse a traje de baño, que es lo único que te piden llevar. Ahí te esperan pantuflas, toallas e incluso una bolsita para poder llevar tu traje de baño mojado en la cartera, luego de la sesión.

Y la sesión comienza con 30 minutos de hidromasaje, en una tina que es para dos personas, pero demás que entran cuatro. Allí nos llevaron unos jugos naturales y frutas frescas con frutos secos para picar. Tengo la sensación de que nos dejaron un ratito más, pero todo ese rato de conversación entretenida en agua en movimiento, viendo llover, fue lo máximo.


Luego fue turno del masaje, que se sintió todo lo contrario al parloteo entre amigas, total calma en música relajante, mientras ambas estábamos en cada camilla y nos quitaban la tensión. Que en mi caso, era mucha. De nuevo no miré la hora, pero diría que duró alrededor de 50 minutos, y luego de  eso nos dieron todo el tiempo de mundo para arreglarnos y poder salir.


La atención es la estrella, porque te tratan como si te conocieran de toda la vida, pero sin ese trato de buena onda forzada, lo que es un don que yo quisiera tener. 

Aparte de nuestro adorado pack spa, hay sesiones de masajes de varios tipos, relajantes, reductivos, descontracturantes. También terapias como Reiki, aromaterapia, faciales. Entran a su página, llamen por teléfono, o vean su catálogo de servicios en su app Be Pretty. 

Tu Lugar Spa está ubicado en Vasco de Gama 5485, Ñuñoa, muy cerca de metro Los Orientales.
Así que la idea de llevarme a mi amiga de la vida a regalarnos el relajo de un spa, fue la mejor idea del mundo, y yo creo que cada vez que vuelva a verme aquí en Santiago, tendremos que arrancarnos a Tu Lugar Spa a que nos traten como reinas nuevamente. Totalmente recomendado.



Pueden seguirnos en:
Facebook: https://www.facebook.com/inladiesroom
Twitter: https://twitter.com/inladiesroom
Instagram: http://instagram.com/inladiesroom
Tumblr: http://inladiesroom.tumblr.com/
Snapchat: inladiesroom

4 comentarios:

  1. Excelente! !!! Quiero ir a ese spa. ...
    Es muy recomendable hacerle esos "regaloneos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si! siempre hay que acordarse que uno se merece regalarse momentos así.
      Saludos!

      Eliminar
  2. wow, yo nunca he ido a un spa tampoco pero suena maravilloso, en definitiva yo también quisiera tener ese don pero no me sale por mas que lo intente, me gusta que las personas a mi alrededor se sientan cómodas pero no lo logro, me encanto el post y las fotos lo hacen ver divino. Algún día probare un día de spa con mis amigas. saludos xoxoxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá lo hagas pronto! es lo mejor para un día de chicas, con amigas, mamá, hermanas =)

      Eliminar

Unborn 8.0 Purple Pointer