jueves, 2 de noviembre de 2017

Stamping Nail Art: todo lo que debes saber

El stamping es una de las técnicas más conocidas para hacer nail art rápido y sin complicaciones para quienes no poseemos tanto talento a mano alzada. Yo la conocí hace unos 8 años cuando empezaba a adentrarme en el mundo de las uñas. Compré unas placas chinas, un estampador y raspador por Mercadolibre y un esmalte Konad en una galería en Santiago Centro. Estaba lista para mi aventura, me resultó el primer diseño, el segundo no, el tercero tampoco, y ya no tenía paciencia y no habían suficientes tutoriales en internet para ayudarme a entender en qué fallaba. Me frustré como buena millennial a mis 21 años, regalé un poco de cosas, vendí otro poco y solo me quede con el esmalte por si le podía dar otro uso.

Ahora, a los 29, luego de todo este tiempo de ver hermosos diseños por redes sociales, de la masificación de las placas de calidad gracias a sitios como Born Pretty y Aliexpress, de la llegada de esmaltes económicos para hacer stamping, junto con la aparición de técnicas como el doble stamp y el reverse, quise darle una segunda oportunidad. Paseando por Estación Central, mi hermana me regaló un jelly stamper, me compré un par de placas y me lance a jugar, y -spoiler- amo el resultado.


La gracia del stamping es que se debe hacer en pocos segundos, ocupando tonos contrastantes y creando la ilusión de un diseño a mano alzada en la uña. Mientras que para algunos esto podría ser como hacer trampa en el nail art, por el contrario es una técnica que requiere tanta paciencia como ponerse a dibujar, porque se debe trabajar en un espacio amplio, preparar las herramientas (y ocupar las adecuadas), limpiar una y otra vez, todo para ver un resultado que puede ser de desastroso a exhuberante. Y como soy una persona generosa en conocimientos, les quiero contar desde mi vereda de aficionada -pero matea- de las uñas, las cosas que he aprendido estas últimas semanas.

Mi patético primer intento de stamping hace 8 años. Tampoco sabía hacer foco.
Mi stamping más reciente.

Lo más importante es conocer los materiales. Los básicos son el estampador (stamper), el raspador (scraper), la placa (plate) y el esmalte ideal.

Hoy en día existen miles de estampadores en el mercado. Hay quienes juran amor eterno a los de Konad (al parecer los pioneros en la industria estampadora), pero muchas expertas los encuentran muy duros. Los que más se han masificado últimamente son los jelly, los cuales son blandos y delicados, y su función principal es utilizar su transparencia para saber exactamente dónde posas tu diseño, en especial si es uno pequeño o geométrico y lo quieres en un lugar específico.

Mis dos estampadores, uno jelly y uno de silicona.



Los favoritos de las expertas son los marshmallow, los cuales son bastante grandes en diámetro, existen en versiones pegajosas y no-pegajosas y son muy blanditos al tacto. Y así hay decenas más.

Una vez que elegiste tu estampador debes saber cómo prepararlo para estampar. Siempre es bueno probarlos tal cual como vienen la primera vez, pero si no te llegan a levantar el diseño debes lavarlo con jabón o lavaloza y dejarlo secar, y si es de los opacos y firmes, puedes pasar suavemente una lima para hacerlo más poroso, sin romperlo por supuesto. Si el estampador es de jelly o siliconado, no se debe limar porque se rompe. Con ellos solo se debe pasar la superficie por un scotch para limpiarlo y añadir "pegajosidad". Nunca hay que limpiar los estampadores con acetona o quitaesmalte, se deben limpiar sólo con la técnica del scotch. Los quitapelusas pegajosos también se usan mucho para esto. Mientras que los estampadores jelly funcionan mejor presionando verticalmente la goma contra la imagen, los estampadores más firmes funcionan mejor recogiendo la imagen en forma de abanico. Esto depende de la imagen y la placa también, así que es bueno probar de ambas formas en un papel primero y ver cual resulta mejor.

Raspador plástico, raspador tipo tarjeta y tarjeta real.

Pasemos a los raspadores. Existen de tres tipos: 1. El clásico metálico que venía con las Konad originales y que ya no se recomienda porque raya y daña las placas. 2. El plástico duro que suele venir en los set de stamping (morado arriba a la izquierda en la foto). 3. La tarjeta plástica. Hoy en día, el tercero es el más popular. De hecho las páginas internacionales envían sus estampadores con estas tarjetas, pero antes de que llegaran al mercado, ya se estaban usando tarjetas de crédito y giftcards para arrastrar el esmalte de la placa, porque las maestras del stamping se dieron cuenta que éstas eran mucho más flexibles que los estampadores sólidos, que no rayan la placa y permiten depositar bien el esmalte. Les presento arriba a la tarjeta de farmacia con la que empecé a probar esta técnica y me di cuenta que era mucho más fácil de usar que el raspador plástico.

Placas maravillosas de Born Pretty. Placa odiada de Essence.

Por último tenemos la placa. Hoy existen las placas metálicas clásicas y unas de acrílico que cumplen la misma función. La diferencia de precios entre las placas metálicas es bastante: las marcas más "alta gama" de stamping como Moyou London, Bundle Monster, Konad, Pueen, Cici&Sisi manejan precios sobre los 6 mil pesos chilenos por unidad o set con envío, pero marcas chinas como Born Pretty o Nicole Diary salieron a hacerles peso, por un tercio del precio y buenísima calidad. Además en Aliexpress está lleno de placas "marca chancho" por decirle así, como muchas de las que pillan en Estación Central. Estas ya son a la suerte de la olla, algunas pueden salir muy buenas y otras tener nula profundidad. Por eso es importante leer siempre los comentarios de quienes ya compraron en Ali, y ojalá fijarse en los que tengan foto. Ojalá también que la placa que compres tenga un borde de cartón para no cortarte por accidente. La regla de oro con una placa nueva es quitar el plástico protector. Parece básico, pero no les cuento la cantidad de veces que he leído en redes sociales que la gente falla porque no quita el plástico. Y no bastando con eso, se recomienda limpiar con acetona o quitaesmalte un par de veces la placa antes de comenzar a utilizarla para quitar cualquier residuo de pegamento. Acá también es ideal usar toallitas de algodón más que algodón en discos pues estos últimos dejan mucha pelusa y puede afectar los diseños.

Esmaltes tradicionales de una capa

Por último los esmaltes. Si vamos a usar nuestros esmaltes tradicionales, siempre debemos elegir los que pigmenten en una capa: esos son perfectos para stamping. Además, hay acabados que tienen mayor facilidad para estampar, como lo son los metálicos y los holográficos. Los esmaltes que den cobertura en dos o más capas, los shimmer, sheer o glitter deben ser dejados de lado, o sólo para usarlos de base. Los esmaltes tradicionales más nombrados para stamping conseguibles en Chile son los Jordana, los Essence tradicionales, los Insta-Dry de Sally Hansen, los Vogue y los Wild Shine de Wet N Wild, siempre fijándonos que el acabado sea creme.

Esmaltes metálicos y holográficos

Por otro lado, el mercado de los esmaltes para estampar ha crecido muchísimo. Casi cada marca de placas tiene su línea de esmaltes ad hoc. Los más reconocidos y usados en el mundo estamperil chileno son los Mundo de Uñas (mexicanos, con envío internacional), los Born Pretty (de su pagina o en Ali) y los Cherimoya (3 por 3 lucas en Portal Exposición). Hay otras marcas menos económicas como los Konad y los Bundle Monster por ejemplo, pero viendo muchos (créanme, muchos) videos de swatches en Youtube, en términos de opacidad los chinos y los mexicanos no tienen nada que envidiar a los del primer mundo. También hay formas de crear tus propios colores como en este tutorial de las Esmaltoadictas que funciona estupendo (y psssst nosotros hacemos precio por los tintes más barato en la Ferretería Tío Leo).

Esmaltes especiales para stamping
Tintes universales. A la venta en Ferretería Tío Leo ;)

Lo otro igual de importante es aprender la técnica. Puedes estar usando el set más caro de stamping a los más baratos del Portal Exposición, pero si no manejas la técnica y tienes baja tolerancia a la frustración, estás acabada. Ésta consiste en la rapidez. En muchos sitios hablan de la regla de los 10 segundos. Desde que aplicas el esmalte en la placa hasta que estampas la imagen en tu uña no debe pasar mucho más tiempo que eso, ya que esto influirá directamente en que se "agarre" tu diseño o no.

Estos fueron mis primeros estampados después de 8 años, sin manejar bien la técnica y con esa placa maoma de Essence.
Acá dominando la técnica mucho mejor

Ahora pasemos a la aplicación. Si el diseño es individual, se debe cubrir toda la imagen en la placa con el esmalte, raspar y estampar ojalá con el estampador jelly para saber dónde cresta estamos ubicando la imagen. Luego están los diseños de uña completa, para ello primero debemos medir nuestra uña y buscar una placa adecuada donde los diseños cubran el tamaño de ésta. Hay diseños completos muy cortos y otros gigantes. Siempre traten de informarse de las medidas de la placa que van a comprar. No vaya a ser que queden cortados. Hay marcas que tienen placas L y XL con los mismos diseños, pero ampliados para uñas más largas/grandes. Este tipo de diseños se aplican con dos pinceladas de esmalte que ojalá cubran la mitad de la imagen para raspar efectivamente. ¿Y cómo raspar? Con uno o dos movimientos de la tarjeta o raspador en un ángulo de 45° basta, y la dirección dependerá del diseño, por eso hay que practicar antes de aplicar.

Como consejo general, siempre traten de usar colores contrastantes, o sea que estén a diferentes lados de la rueda de color. El color sobre el que más cuesta estampar es el negro, pero los pasteles, metálicos y holográficos quedan preciosos con un fondo oscuro.

Además, siempre es bueno usar peel off alrededor de la uña, para hacer más rápido y eficiente el retiro del exceso de estampado. Yo uso uno chileno con harto olor a amoniaco, pero seca muy rápido y es efectivo.

$1500 en San Antonio con Esmeralda

Por último, no olviden el top coat. Algunas maestras del stamping aplican top antes del diseño, para que si cometen error sea más fácil retirar solo el estampado sin tener que empezar de cero. Luego del estampado, es importante manejar la técnica de la gota, la cual consiste en sacar una gota mediana o grande (según el tamaño de la uña) con el pincel del top coat y arrastrar la gota por la uña sin tocar el esmaltado con el pincel. Los diseños con stamping, al ser tan finitos, suelen correrse con facilidad si no se usa la técnica adecuada de aplicación del top. El mejor top coat que les recomiendo siempre es Seche Vite o Risque, por ser ambos de secado casi instantáneo (menos de 3 minutos). Así pueden volver a sus actividades normales lo más pronto posible. Si no tienen ese presupuesto, me recomendaron el top efecto gel de Vogue, el cual estoy testeando y prometo hacerles un post de él si funciona bien.

Les dejo otros stamping que he hecho a lo largo de estas semanas:





Esto sería mi post introductorio al stamping. A pesar de ser principiante, he sido bien estudiosa para no cometer los errores primerizos que me llevaron a fracasar en una primera instancia. Y creo que lo he logrado, porque en apenas dos semanas mis errores son pocos y los diseños básicos me quedan cada vez mejor. Aún no estoy lista para pasar a los reverse y ese tipo de técnicas más avanzadas, porque quiero seguir practicando con las placas y probando combinaciones de colores por ahora.

¿Han intentado dominar el stamping? ¿Cuál es su mejor consejo para el no-fracaso?

Pueden seguirnos en:
Facebook: https://www.facebook.com/inladiesroom
Twitter: https://twitter.com/inladiesroom
Instagram: http://instagram.com/inladiesroom
Tumblr: http://inladiesroom.tumblr.com/
Snapchat: inladiesroom

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Unborn 8.0 Purple Pointer