lunes, 2 de abril de 2018

Pilates + Espacio Imagine

He pasado por más disciplinas corporales de las que puedo recordar. Algunas muy intensas, otras que ponen también en ejercicio a la mente. Y en el caso de mi experiencia en Espacio Imagine, el pilates lo viví como no lo había hecho antes.




Durante varios meses del 2016 y 2017, estuve asistiendo a Espacio Imagine por recomendación de una amiga que llevaba más de un año yendo. Yo ya había hecho pilates varias veces, pero nunca con máquinas. Quería practicar una disciplina que también me ayudase a relajarme, y por mucho que me guste el yoga, siento que para una persona hiperactiva como yo, a veces es mejor tener la intensidad del pilates.

Apenas entré el primer día a curiosear y preguntar todo lo que se me ocurría, sentí el calor de hogar que tiene este lugar. Desde la persona encargada de recibirte, que te saluda siempre por tu nombre y te recuerda no ser pajarón y agendar con tiempo tus clases, hasta las profes que están siempre para guiarte.

Hay varios planes que se adecuan a necesidades e intereses de cada una, incluso hay clases de ballet para niñas, aunque yo espero que algún día hagan para adultos. También pilates para embarazadas y post parto con sus bebés.

Yo elegí tomar solo Pilates Wall Unit, que es la máquina que va pegada a la pared, y a partir del primer día le amé.



Con el pasar del tiempo, también han incorporado nuevas máquinas para darle variedad a sus clases, pero siendo sincera, siempre le tuve un poco de miedo a las otras máquinas, porque mi natural torpeza podía hacer que me desequilibrase y caer.

La gracia de las máquinas es incrementar el trabajo, ayudar con movimientos que por nosotras mismas son difíciles de conseguir. E incrementar dificultad mientras estás trabajando tu cuerpo. Aunque lo que más agradecía yo, era estirarme, porque es increíble cómo después de haber hecho tanta gimnasia y danza, me he estado poniendo cada vez más tiesa.

Junto con la respiración adecuada y la guía de una profe que está siempre pendiente de lo individual, exigiendo a cada quién lo que su cuerpo indique y sabiendo que cada una de las alumnas tenemos distintas fortalezas y debilidades.

Espacio Imagine se convirtió en una pequeña familia buena onda donde llegar a calmar la mentes y desestresar el cuerpo en días en que la rutina se volvía pesada. No me importaba tener que tomar la última clase y volverme a casa a las 21:30 en días de frío y lluvia, porque mi clase era lo máximo.

Otro punto extra del funcionamiento, fue su app para agendar y estar al día en todo lo que implica tu plan. Allí puedes ver si quedan cupos para las clases, saber si estarás en una lista de espera demasiado larga, o simplemente adelantarte a reservar antes que alguien más ocupe el lugar.

Mi última clase en Espacio Imagine

Finalmente, y esta es la parte triste, tuve que dejar de ir. Mis horarios de trabajo y sus cambios repentinos me pasaron la cuenta y estaba volviéndose difícil ocupar todas mis clases mensuales. El día que me fui incluso, me despidieron con tanta buena onda y ganas de que volviera, que muchas veces espero también volver. Quizá en algún momento logre coordinar mi vida trabajólica loca, con mis vida fuera de la TV.

Curiosamente mi última día de clase, fue también el último día que tuvieron en su sede Condell, que ahora se trasladó a Av. Salvador.

¿Han hecho pilates en máquinas? ¿Tienen su lugar favorito para sus clases? ¡Compartan datos!



Pueden seguirnos en:
Facebook: https://www.facebook.com/inladiesroom
Twitter: https://twitter.com/inladiesroom
Instagram: http://instagram.com/inladiesroom
Tumblr: http://inladiesroom.tumblr.com/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Unborn 8.0 Purple Pointer