miércoles, 13 de junio de 2018

Podología: La importancia de cuidar los pies



Hace rato que nuestros pies comenzaron su anual hibernación con calcetines y zapatos, pero, después de meses con los pies al aire libre, caemos en el riesgo de olvidarnos que existe y que debemos cuidarlos aunque no estén a la vista. Al contrario, es el momento ideal para darles atención.

Creo que la mayoría de nosotras cuidamos tener nuestras uñas limpias y de algún color lindo durante la época de calor, para lucir nuestras sandalias y darle libertar a los pies de respirar.

El tema de la podología lo he escuchado desde chica, mi mamá y abuelita son fieles a sus sesiones con su persona de confianza, allá en el sur. Pero a pesar de que muchas veces me lo había sugerido, nunca hice caso.

Es mucho más que cortarse las uñas, tiene que ver con la salud del pie, mucho más allá de la estética, el podólogo es un profesional con conocimiento de anatomía humana, básicamente un médico de nuestros pies. Pero si no tienes mayor problema con los tuyos, uñas encargadas o algún otro inconveniente, también es necesario de vez en cuando ir a revisar y tratar la parte de nuestro cuerpo que carga con todo el resto.

Justo hace un par de meses, cuando ya el verano nos abandonaba, al fin pedí hora en el mismo lugar donde suelo depilarme, MaryBlanca, y tuve mi primera experiencia.

La señora que me atendió fue un encanto, porque tuve demasiadas preguntas absurdas que hacer, y que ella respondió con gusto. La resequedad por el contacto veraniego con el suelo, durezas y pequeños detalles que acomodar de mis pies caminadores incansables.

De ella supe que es mejor dejar que una profesional te corte las uñas, obviamente hay veces que uno no puede esperar a ir, pero de preferencia, unos días antes de su cita, déjenlas crecer. Yo en especial soy la clase de persona que las corta mucho y a cada rato, así que este punto creo que es el que más me cuesta respetar.



La frecuencia de citas depende del tipo de calzado que cada persona use. En mi caso, que por pasármela grabando debo usar zapatos cómodos o zapatillas, solo me reservo tacos para ocasiones especiales. Por lo que una vez cada dos meses está bien que me haga mi podología. Pero si por su modo de vida están sometidas a uniformes o a cierta formalidad que les exija tacón, una vez al mes es recomendable ir a darle descanso a los pies. 

Otra cosa que podemos hacer para cuidar nuestros pies en invierno, es hidratarlos, yo soy fan en especial de las cremas y exfoliantes para pies de Natura, esos de castaña puro amor. Y evitar la pedicure con esmaltado, dejar las uñas a la vista para poder detectar cualquier asomo de hongo o golpes, y así que estén sanas al llegar nuevamente a la época en que las queremos lucir con colores. A mí en particular se me mancha mucho la uña, porque uso colores oscuros en los pies durante el verano. Así que evito esmaltarlas cuando andaré siempre con zapato cerrado.

Y, volviendo a las recomendaciones de abuelita, de vez en cuando, mirando series, leyendo libro, remojen sus pies en un fuentón de agua caliente y bicarbonato. Viejo y maravilloso remedio. 



La sesión de podología tiene un valor de $12000, y Mary Blanca queda en Amunátegui 92. A una cuadra de Torre Entel.

¿Tienen más datos para el cuidado de los pies?


Pueden seguirnos en:
Facebook: https://www.facebook.com/inladiesroom
Twitter: https://twitter.com/inladiesroom
Instagram: http://instagram.com/inladiesroom
Tumblr: http://inladiesroom.tumblr.com/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Todos los comentarios con respeto son bienvenidos!

Unborn 8.0 Purple Pointer